ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 100€ · +34 91 834 0649

Billetes del fin del mundo para coleccionistas, el Polo Norte

03 de febrero, 2017

Billetes del fin del mundo para coleccionistas, el Polo Norte

El dinero de los territorios árticos son billetes para coleccionistas, dólares que no son de curso legal y que sólo se emiten para que los compren los aficionados a la numismática. No obstante, se pueden canjear por dólares estadounidenses.

La imagen predominante en estos billetes son los osos polares. No es para menos, ya que ártico viene del griego y significa ‘oso’, en oposición a antártico, que quiere decir ‘sin osos’ (allí lo que sí hay son pingüinos). En definitiva, ártico fue el nombre que los primeros exploradores dieron a la zona, basándose en la abundancia de osos en la zona, esos bellos osos blancos polares que tantos anuncios de Coca-Cola han protagonizado.

El continente ártico es en realidad un gigantesco océano cubierto de una banquisa y rodeado de tierras y subsuelo helado. El frío, sin embargo, no ha frenado la presencia de vida, siendo abundantes las aves, los mamíferos, los peces y, por supuesto, los citados osos polares.

Unas aguas muy codiciadas

Los territorios árticos incluyen partes de Alaska (EEUU), Rusia, Canadá, Groenlandia, Laponia, Noruega, las Islas Svalbard, Islandia, Suecia y Finlandia, siendo estos tres últimos los únicos que no tienen costas en el Océano Ártico.

Precisamente el reparto de estos territorios se ha convertido en un asunto de controversia internacional durante los últimos tiempos, ya que el deshielo del polo norte convertirá al Ártico en un paso navegable que acortará sustancialmente la distancia entre Asia y Europa.
 
Si a esa importancia geoestratégica se añaden grandes cantidades de petróleo y otros combustibles fósiles, nada menos que un tercio de las reservas mundiales, así como oro, diamantes y otros recursos naturales, es lógico que la región del ‘sol de medianoche’ sea codiciada por potencias como Rusia, Canadá y Noruega fundamentalmente.

El origen de los esquimales

Pero, además de osos polares y aves migratorias, en el Ártico también hay presencia humana, aunque es bastante reducida, limitándose a los famosos esquimales que viven en iglúes y han logrado adaptarse al frío y a unas condiciones de vida extremas.

En realidad, la palabra esquimales en un término genérico que se emplea para referirnos a los indígenas de las regiones árticas de Groenlandia, América y Siberia, ya que en Canadá este término ha caído en desuso por sus connotaciones negativas.

Estos pueblos, al igual que el resto de pueblos indígenas del continente americano, procedían del noreste de Asia, concretamente de Siberia, y cruzaron el estrecho de Bering cuando éste quedó por encima del nivel del mar a causa de la glaciación para situarse en Norteamérica.